El pincel puede llegar a ser más importante que el producto